No te dejes  manipular:  el aborto no es un derecho. Imperio de aborto, fraude y sexualización de niños

A raíz de la serie de videos que revelaran inquietante información sobre Planned Parenthood –la organización abortista más poderosa del mundo–, en los que se detallan sus cuestionables procedimientos para realizar abortos y para recolectar, procesar y vender los cuerpos, enteros o en partes, de los bebés abortados, Family Watch International (FWI) emitió un reporte especial que provee evidencia acerca de otras actividades dañinas que realiza la transnacional, tanto en los Estados Unidos como en 170 países, entre los que se encuentra México.

El reporte tiene el propósito de que se investiguen a fondo:

El material nocivo que la PPFA y sus filiales está diseminando entre los niños, al ser el mayor proveedor a nivel mundial de “amplia educación en sexualidad”.

  1. Sus programas de educación sexual para niños y adolescentes son gráficos, eróticos e incluso pornográficos, y son adoptados en escuelas de diversos países sin conocimiento y consentimiento de los padres de familia. Estos programas incluyen la promoción de todo tipo de prácticas sexuales, incluyendo el sadomasoquismo.
  2. La cuestionable legalidad de las actividades de esta organización y de sus afiliadas alrededor del mundo. Tal parece que a Planned Parenthood no le importa si algo es legal o ilegal, sino manejar con precaución el comercio de partes y cuerpos de bebés abortados para no ser descubierta.
  3. Su relación con agencias de la ONU y los fondos que reciben de éstas, así como de gobiernos como la Administración Obama.

Planned Parenthood y sus filiales invierten millones de dólares para presionar a los gobiernos de muchos países, a fin de que se eliminen las restricciones legales al aborto y a la actividad sexual de los niños, con lo cual aumentan sus clientes potenciales.

Parece increíble que el presidente Obama se muestre más indignado con quienes sacaron a la luz tanta podredumbre que con las atroces actividades que realiza la organización denunciada; incluso se muestra dispuesto a vetar cualquier iniciativa del Congreso para suspender el financiamiento gubernamental que ésta recibe.

Todo tiene una explicación: Obama, Hillary, Nancy Pelosi y otros políticos demócratas defienden a Planned Parenthood porque esta organización ha influenciado las elecciones a su favor al donar millones de dólares a las candidaturas de su partido, y a financiar campañas de desprestigio contra sus oponentes, como en el caso de Mitt Romney.

Más aún, el juez que prohibió la publicación de nuevos videos sobre el comercio de cuerpos de niños abortados resulta ser gente de Obama, además de un importante donante y recolector de fondos en su campaña.

Pueden apostar que Hillary Clinton, quien fue honrada por Planned Parenthood con el premio Margaret Sanger (su fundadora), tiene el ojo puesto en los fondos que esta organización abortista puede aportar a su próxima candidatura. Seguramente esperará que le retribuya su agresiva defensa durante la crisis que hoy enfrenta con motivo de los videos, y por los millones de dólares que les ha asegurado como secretaria de Estado.

El escenario es el siguiente: Yo financio sus campañas, después ustedes financian a mi organización, luego yo financio su reelección. Por eso es casi imposible que, al menos en los Estados Unidos, se lleve a cabo una investigación honesta de las actividades de Planned Parenthood por parte de los políticos que ha apoyado.

International Planned Parenthood Federation (IPPF) tiene arreglos similares con los políticos de otros países. Recibe millones de dólares por parte de numerosos gobiernos y de agencias de las Naciones Unidas, como UNAIDS, UN WOMEN, UNICEF y WHO.

Tan solo en los Estados Unidos, durante el año fiscal 2013-2014, Planned Parenthood recibió más de 528 millones de dólares (dinero pagado por los contribuyentes) en forma de subvenciones, contratos, reembolsos por prestación de servicios “médicos” y educación sexual gráfica. A eso se suman donaciones particulares de personas y grandes empresas.

¿Cómo justifica Planned Parenthood sus crímenes contra la Humanidad tras la publicación de los videos? En una campaña masiva vía email, su presidente nacional, Cecile Richards, se disculpó por el ‘tono’ que sus empleados usaron en los videos, que según afirma, no refleja la ‘compasión’ de su organización.

¿Una organización que mata, descuartiza y vende millones de bebés no nacidos es compasiva? No importa qué ‘tono’ usaron sus empleados al describir sus atrocidades, ¿cómo puede una organización que destruye la vida de bebés de hasta 24 semanas de gestación (estudios muestran que un feto siente dolor a partir de la semana 20) ser considerada compasiva?

Richards utiliza términos como ‘especímenes’ para referirse a los bebés abortados, ‘tejido’ para llamar a las partes de sus cuerpos (cabeza, corazón, piernas, brazos, hígado, riñones y pulmones), a la lista de órganos y tejidos disponible para venta le dice ‘menú’, mientras que varias cabezas se llaman ‘calvariums’.

De modo que otra pregunta que espera respuesta por parte de Planned Parenthood es: si un trozo de ‘tejido’ contiene partes de un cuerpo, como corazón, hígado, pulmones, riñones y cabeza, ¿cómo es que no se trata de un ser humano?

Durante años, Planned Parenthood y los grupos pro aborto han usado eufemismos para describir sus atrocidades. Por ejemplo, llaman a sus actividades ‘servicios de salud’, ‘servicios de salud reproductiva’ o ‘derechos de la mujer’, y asumen que los gobiernos deben financiarlas. A los programas con los que promueven entre los menores el placer sexual irresponsable y la experimentación, les llaman ‘educación sexual comprensiva’.

  • Planned Parenthood está en contra de:
  • Reportes a la autoridad de posible abuso sexual de menores.
  • Consentimiento de los padres para proveer a las menores de edad de abortos, anticonceptivos e instrucción sexual. Consideran que son ‘derechos reproductivos’ del menor.
  •  Leyes que obliguen a los pacientes cero positivos a informar a sus parejas sexuales que están infectados con el virus del SIDA.
  • Normas de salud y seguridad en sus clínicas de abortos.
  • Cualquier tipo de regulación o restricción al aborto.
  • Leyes que definan al matrimonio como la unión de hombre y mujer.
  • Políticas de educación sexual basadas en la abstinencia.
  • Leyes que regulen la edad de consentimiento sexual para menores.
  • Leyes que restrinjan cualquier tipo de práctica sexual.
  • Objeción de conciencia que permita al personal médico o farmacéutico a negarse a realizar abortos, y a prescribir o surtir fármacos que provoquen el aborto, cuando estas prácticas van en contra de sus creencias y convicciones personales.

Planned Parenthood promueve:

  • La abolición de cualquier restricción al aborto incluso cuando ocurra el nacimiento parcial.
  • Educación sexual ‘comprensiva’ a los niños sin el consentimiento paterno.
  •  ‘Derechos sexuales’ que incluyan la ilimitada libertad sexual a cualquier edad.
  • Reducción de la edad de consentimiento.
  • El derecho de niños y adultos a experimentar el placer sexual.
  • Legalización del matrimonio homosexual.
  • Prohibición de terapia de reorientación sexual voluntaria y deseada.
  • Liberalización de las leyes que regulan la pornografía.
  • Legalización de la prostitución.

¡Es hora de proteger a los niños!