La Academia Americana de Pediatría anunció que sus miembros promoverán que los padres lean libros en voz alta a sus hijos. Según las investigaciones, esta actividad trae los siguientes beneficios:

  • Ingresan mayor preparados a la escuela, ya que ayuda a desarrollar el lenguaje y otras habilidades intelectuales.
  • La tradición oral y escuchar historias tiene un impacto en la habilidad para escuchar y la memoria.
  • Los audiolibros pueden convertir un largo viaje en coche en un tesoro literario.
  • Los niños no necesitan permanecer quietos mientras les leen un libro; no hay razón para que un infante permanezca sentado, puede escuchar perfectamente mientras juega calladamente.
  • Hay que encontrar el tiempo, el lugar y el libro más adecuados para cada persona.
  • Lo ideal es escoger un libro que esté ligeramente por encima de su capacidad. Los padres pueden ayudar a la mejor comprensión a través de la entonación y la explicación de los significados de las palabras que no los niños no conozcan.
  • La ficción histórica puede complementar el programa escolar, y los clásicos nunca pasarán de moda.
  • Los mejores libros son aquellos en los que los héroes y heroínas son verdaderos ejemplos de virtud, ya que los proveen de modelos positivos para alimentar su imaginación.
  • Siempre es posible encontrar tiempo, ya que no hay una hora mejor que otra para leer.
  • Los abuelos pueden jugar un papel importante en esta actividad.
  • Leer un libro a los niños nunca será tiempo perdido. Es una oportunidad para discutir las experiencias de la vida, inculcar valores personales y disfrutar la convivencia familiar.

Como dijo C.S. Lewis, «una historia para niños que solo pueden disfrutar los niños, en el mejor de los casos no es una buena historia para niños.”