«Sal y deja el alma en la batalla; deja el corazón en cada persona que tratas, en cada cosa que haces y en cada instante que vives. Lucha por tus sueños cada día, sonríe, sueña, abraza, ama… No escuches las voces negativas, no dejes que te corten las alas y nunca dejes de volar.»

Llevar a la gente un poco de esperanza y contagiar su alegría y entusiasmo por la vida, es hoy el cometido principal de Salvador de Haro Inda, quien comparte su historia: “Una historia más con batallas diarias que enfrentar, haciendo a un lado los temores, porque cuando dejas de tener miedo todo se ve distinto y se disfruta cada momento”.

Salvador tiene treinta años. Hace uno y medio le detectaron cáncer terminal y su vida dio un giro completo. “Vivo agradecido por la bendición de esta enfermedad que me cambió la vida. ¡Pasé tanto tiempo sin valorar lo que es realmente importante!… como estar con alguien, salir a ver las estrellas…las únicas cosas que realmente podía llevarme conmigo. Tenía mucho por hacer y sólo contaba con tres meses.”

Tras cuatro cirugías, un año de quimioterapias, resistir dolores irresistibles y escuchar que no había ya nada que hacer; después de llorar, maldecir y buscar culpables: “Me di cuenta de que aún tenía brazos para seguir trabajando y corazón para seguir amando; que Dios tiene un plan para mí y para cada uno, y eso me da confianza, fuerza y valor, y quiero transmitirlo a los demás.”

Salvador constituyó la Fundación ‘Nunca dejes de volar’“para compartir las alas con quienes experimentan la desesperación, la soledad, la amargura y el temor de estar próximos al final; para decirles que disfruten el estar vivos y que no pierdan la esperanza. Se pueden aliviar muchos dolores, acompañar a muchos en su camino y suavizar algunas muertes.”

La fundación tiene como objetivo principal brindar esperanza, compañía y apoyo al ‘guerrero’ y a su familia en momentos complicados de ‘la batalla’, mediante acciones concretas:

  • Visitas a hospitales y casas de los ‘guerreros’ para llevarles el mensaje de esperanza y, por medio del testimonio de otros guerreros, infundirles fuerza para seguir luchando.
  • Entrega mensual de despensas con productos alimenticios y de uso personal, para que los ‘guerreros’ sólo se enfoquen en disfrutar a sus familiares y en luchar las grandes batallas.
  • Traslado de quienes no tienen los recursos para ir a sus tratamientos de quimioterapia.
  • Apoyo a ‘niños guerreros’ que por estar en tratamiento de quimioterapia no pueden asistir a sus clases, mediante la visita de una maestra particular en su casa para que sigan con su plan de estudios.
  • Entrega de un kit integrado por cobija, almohada, productos de higiene personal y todo lo necesario para que el familiar que acompaña al ‘guerrero’ en el hospital, tenga una estancia más confortable.
  • Conferencias que propician el acercamiento con la sociedad en general, al compartir la experiencia de la lucha contra el cáncer e invitar a participar en la causa.
  • Reuniones mensuales para la convivencia y el apoyo entre ‘guerreros’, a través de testimonios y actividades de ayuda mutua.

 

Todo esto se logra gracias a los donadores que quieren dar esperanza, alegría y vida, ‘compartiendo alas’.

Puedes encontrar algunos sueños realizados y muchas experiencias en el canal de Youtube «Salvador De Hato Inda Nunca dejes de volar.»

 

Medios de contacto y redes sociales:

Facebook: Fundación Nunca dejes de Volar

Correo electrónico:

Fundacionnuncadejesdevolar@gmail.com

Teléfono: 58719139

Compartir