Es un sistema planetario en el que se encuentra la Tierra. Consiste en un grupo de objetos astronómicos que giran en una órbita, por efectos de la gravedad, alrededor de una única estrella conocida como el Sol de la cual obtiene su nombre. Se formó hace unos 4600 millones de años a partir del colapso de una nube molecular que lo creó. El material residual originó un disco circumestelar protoplaneta rió en el que ocurrieron los procesos físicos que llevaron a la formación de los planetas. Se ubica en la actualidad en la Nube Interestelar Local que se halla en la Burbuja Local del Brazo de Orión, de la galaxia espiral Vía Láctea, a unos 28 mil años luz del centro de esta.

Una estrella es un gran cuerpo celeste compuesto de gases calientes que emiten radiación electromagnética, en especial luz, como resultado de las reacciones nucleares que tienen lugar en su interior. El Sol es una estrella. Con la única excepción del Sol, las estrellas parecen estar fijas, manteniendo la misma forma en los cielos año tras año. En realidad, las estrellas están en rápido movimiento, pero a distancias tan grandes que sus cambios relativos de posición se perciben sólo a través de los siglos.

El número de estrellas visibles a simple vista desde la Tierra se ha calculado en un total de 8.000, de las cuales 4.000 están en el hemisferio norte del cielo y 4.000 en el hemisferio sur. En cualquier momento durante la noche, en ambos hemisferios sólo son visibles unas 2.000 estrellas. A las demás las ocultan la neblina atmosférica, sobre todo cerca del horizonte, y la pálida luz del cielo. Los astrónomos han calculado que el número de estrellas de la Vía Láctea, la galaxia a la que pertenece el Sol, asciende a cientos de miles de millones. A su vez, la Vía Láctea sólo es una de los varios cientos de millones de galaxias visibles mediante los potentes telescopios modernos. Las estrellas individuales visibles en el cielo son las que están más cerca del sistema solar en la Vía Láctea.

La estrella más cercana a nuestro sistema solar es Proxima Centauri, uno de los componentes de la estrella triple Alpha Centauri, que está a unos 40 billones de kilómetro de la Tierra. En términos de velocidad de la luz, patrón utilizado por los astrónomos para expresar la distancia, este sistema de estrella triple está a unos 4,29 años luz; la luz, que viaja a unos 300.000 km/s, tarda más de cuatro años y tres meses en llegar desde esta estrella hasta la Tierra.
Curiosidades :
Venus es el único planeta del sistema solar en el que el día dura más que el año. Ello se debe a que su rotación tarda 243 días (terrestres) y su translación sólo 224.7 días. Por esta razón Venus parece girar en sentido opuesto y el sol sale por el oeste y se oculta por el este.
A diferencia de Mercurio y Venus que presentan fases, los demás planetas siempre se ven “llenos” desde la tierra. Ello se debe a que al estar más lejos del Sol que la tierra, siempre se ve todo el disco.
La gran mancha roja de Júpiter es un inmenso huracán que se ha mantenido por al menos 3 siglos y que podría englobar 2 veces a la tierra. Siguen siendo un misterio su origen, su color, su tamaño y su persistencia.
Marte tiene un cañón cerca del ecuador de 4,000 km de largo, hasta 600 km de ancho y 10 km de profundidad. Esto es 30 veces mayor al Gran Cañón del Colorado.
Mercurio es el planeta con temperaturas más extremas. En un día pasa de más de 420° C a  -185° C, es decir, una variación de 600° C.
Los anillos de Saturno tienen un diámetro de 200,000 kilómetros pero un espesor de menos de 1 km.
La inclinación del eje de rotación de la Tierra es de 23.5°, ángulo que da origen a los círculos polares y a las estaciones. La inclinación de Urano es de 98° por lo que los períodos de luz y oscuridad son muy variables a lo largo del año.
Contrariamente a lo que podría pensarse, la tierra está más cerca del sol en invierno que en verano, en el hemisferio norte. En el hemisferio sur ocurre lo contrario, por lo que el verano debe ser ligeramente más caliente y el invierno ligeramente más frío.

El color verdadero del Sol es … verde
El Sol es considerada por la mayoría de las personas como una estrella de color amarillo, y así se ha pensado por mucho tiempo, pero en contra de lo que se pueda creer, el verdadero color del Sol no es amarillo, en realidad es verde, sólo que el ojo humano no puede captar ese tono de verde, y el cerebro humano lo recorre al amarillo para poder identificarlo.
Si se acabara el combustible del Sol,
se extinguiría en un millón de años
El combustible de Sol es el hidrógeno fusionándose; si en este momento se terminara este combustible, el sol tardaría aproximadamente un millón de años en extinguirse.
La luz que emite el Sol nos llega 8 minutos después
La luz tarda aproximadamente ocho minutos en llegar del Sol a la Tierra, y esta misma luz tardaría dos años en atravesar el Sistema Solar.

Compartir