Es momento de hacer orden para dar espacio a nuevas cosas.

Una querida amiga vivía en un lindo departamento con una vista extraordinaria, iluminado y muy acogedor, hasta que llegó el día en que se sintió demasiado apretada, saturada, llena… Le faltaba espacio, de acuerdo con las necesidades y el estilo de vida que cambiaron con la llegada de su segundo hijo. Su solución fue cambiarse de casa. No obstante, muy grande fue su sorpresa cuando terminó de mudarse, ya que, a pesar de que tenía más espacio en la sala y el comedor, un jardín bellísimo y un garaje amplio, nos comentó: “En mi nueva casa cupo exactamente lo mismo que había en el departamento… Me sigue faltando espacio, ¿lo pueden creer?”

¡Cuántas personas nos identificamos con esta historia!: “¿Será que mi casa, mi clóset mi bodega, mi garaje… son demasiado pequeños?” ¿Acaso no sería mejor plantearlo de otra manera, ver de otra forma los espacios y la vida misma? ¿Pequeños o llenos? “Mi casa, mi clóset, mi bodega, mi garaje… están demasiado llenos.”

No importa el tamaño de la casa, sino la sorprendente capacidad que tenemos para guardar y acumular. La solución consiste en organizar los espacios, empezando por sacar todo aquello que no utilizamos: RECICLAR.

¿Para qué almacenamos y atesoramos objetos?

¿Será que están relacionados con apegos, apegos al pasado? Valoramos mucho ciertas cosas, por eso decidimos atesorarlas durante tanto tiempo (días, meses, años y hasta décadas, ¿cierto?). A veces también las guardamos para una ocasión especial o por si las llegamos a necesitar, pero hasta se nos olvida que las tenemos.

Los objetos que no usas merecen una segunda oportunidad.

Seguramente pueden resultar de gran utilidad para otros. ¡Déjalos ir! Al aprender a desprenderte de ellos, ya sea reciclando, donando o vendiendo, estarás adquiriendo un estilo de vida más consciente y ecológico. “Si sacas cosas de tu casa, dejas lugar para que entren nuevas cosas en tu vida”. Comienza a ESTRENAR.

Es momento de empezar a ordenar, de dejar de posponer, para dar espacio a nuevas cosas en tu vida, para ti, para tus hijos, para tu familia y para otros. Lo importante es cómo organizarte y para qué organizarte. Las palabras clave son: ORDENAR y CLASIFICAR.

PASO UNO: Definir el área que quieres organizar (clóset, cocina, garaje…), empezar y terminar con un área antes de iniciar con otra.

PASO DOS: Dividir los objetos en dos grupos: lo que aún te sirve (ORDENAR) y lo que ya no te sirve (CLASIFICAR). Luego clasifica estos últimos: los que están en buen estado (para REUTILIZAR, vender o donar), y los que están en mal estado (para tirar a la basura).

PASO TRES: Llevar las cosas en buen estado a los lugares donde puedan ser vendidas y/o donadas.

Valor VINTAGE

El orden en tu casa es un reflejo de tu persona, de tu mente y de tu vida. Observa a alguna persona que admires mucho… Casi puedo asegurarte que se tratará de una persona con gran orden y disciplina. ¿Crees que es coincidencia?

Si dominas el arte de ORDENAR, ORGANIZAR y CLASIFICAR, te vas a sentir increíble, más ligero. Lo mejor es que al hacerlo, es muy probable que también estés ordenando tus ideas y tu vida. Tu entorno es un reflejo de tu interior.

Al tirar lo que ya no sirve, organizar y construir espacios libres, estarás transformando tu casa. Y al darle valor a las cosas que en verdad lo tienen, podrás conservar aquellos objetos a los que el tiempo les da un valor VINTAGE que actualmente está tan de moda.

Cada lugar, cada espacio, cada rincón de tu casa habla de ti, de quién eres, de quién serás en un año, en tres o en cinco. Empieza a escribir tu historia en vez de seguir guardando, acumulando y haciendo desorden (clutter). Tú tienes la llave para cambiar las cosas, para hacer la diferencia.

Mucho éxito en 2015.

Gloria Hauff

Clutter Coaching

Vintage Home ahora en Interlomas

Compartir