Han pasado cuatro años desde que Lorena Ochoa, la mejor golfista mexicana de todos los tiempos, dijo adiós al golf profesional.

Lorena Ochoa obtuvo el Premio Nacional del Deporte en tres ocasiones. Debido a sus grandes actuaciones y constancia en el juego, se convirtió en 2007 en la número uno del ranking mundial y obtuvo su primer Major en el Abierto Británico de Golf. Además, se adjudicó más de cuatro millones de dólares en ganancias, la suma más alta obtenida por una golfista en una temporada. Con sus siete temporadas en la gira femenil más importante del planeta, alcanzó 27 triunfos, de los cuales dos fueron en Majors.

Esta jalisciense, digna representante de la mujer en el deporte, es considerada por muchos la deportista mexicana más reconocida en el mundo. Eso provocó que el golf se pusiera de moda en México.

A pesar de su retiro de los circuitos profesionales, Ochoa afirma que no se despega del golf. Luego de ser madre por segunda ocasión, lo practica de manera recreativa y realiza exhibiciones para ayudar a su fundación, la cual se ha vuelto su principal ocupación después de sus hijos.

Aunque el panorama en el golf mexicano no es el mismo que cuando ella ocupaba el sitio número uno, Lorena tiene fe en que esto cambiará: “Hay muchos golfistas que están jugando muy bien, tanto hombres como mujeres. Hay quienes están cerca de la PGA y también de la LPGA, con una Alejandra Llaneza o Margarita Ramos que están jugando muy bien. Sobre todo las chicas que vienen atrás, vienen muy fuerte. Hay que tener paciencia, seguir apoyándolas y ver que van por buen camino” – resalta Lorena, quien mantiene la organización anual del torneo LPGA que lleva su nombre, en un esfuerzo por impulsar a su querido deporte.

Compartir

Deja un comentario