En la edición 37 publicamos un reportaje sobre Paulo Rodríguez Benedetto, quien gracias a los logros cosechados a sus doce años, representará al Estado de México en tiro con arco compuesto, dentro de la categoría Varonil Infantil, en lo que será su segunda Olimpiada Nacional.

Ahora dedicamos este espacio a su hermano Mauricio, quien eligió un deporte muy diferente pero igualmente apasionante, el velerismoCon quince años ha sido cuatro veces medallista por su estado en la Olimpiada Nacional, en la categoría Infantil, a bordo de un OPTIMIST (llamado barco escuela porque al dominarlo se puede dirigir cualquier tipo de velero).

Mauricio ha viajado con la bandera de México a Brasil, Argentina, República Dominicana, Bermuda y Estados Unidos. Ahora compite por edad y altura en la categoría Juvenil en un barco Láser, que es olímpico, ocupando el primer lugar estatal, el diecisieteavo a nivel nacional y el séptimo de los Juveniles.

En marzo representó a México dentro de la clase JY15 en una competencia internacional llamada MidWinters –que el año pasado tuvo lugar en Rochester y ahora en Valle de Bravo–, obteniendo el primer sitio como capitán menor de diecinueve años (Junior), a bordo de un barco de dos tripulantes en el que compitió con Tere Shroeder.  En esta prestigiada regata compiten los mejores del mundo y su barco quedó en el sétimo lugar juvenil, lo que le dio el pase a la Olimpiada Nacional.

Posteriormente, representó al Estado de México en la Copa México que se realiza cada dos años y esta vez tuvo su sede en Nuevo Vallarta, Riviera Nayarit, dentro de la clase Láser. En la pasada edición de esta regata quedó como Campeón Infantil.

Dado que Mauricio ya está confirmado como representante del Estado de México en la próxima Olimpiada Nacional ambos hermanos –alumnos del Instituto Cenca– compartirán ese honor por segundo año consecutivo:  Paulo en tiro con arco compuesto y Mauricio en vela.

Como dato a considerar, Paulo a sus doce años compite en una categoría donde los equipos están conformados en su mayor parte por niños que están a punto de cumplir catorce, mientras que Mauricio lo hace a sus quince en una categoría donde la mayoría tiene diecinueve.

Una casta de campeones en cuyos triunfos ha jugado un papel preponderante el apoyo incondicional de su familia. Seguramente tendremos mucho más que contar acerca de los hermanos Rodríguez Benedetto en el futuro.

Compartir