Este año que comienza conviértete en un crack:

•    Tú eres el director técnico de tu vida.

•    Juega cada día como si fuera tu último partido.

•    El talento gana partidos. La adecuada preparación forma campeones.

•    La palabra “perder” no existe: se “gana” y se “aprende”. Tus errores te enseñan, no te definen.

•    No tires la toalla antes de que termine el partido, el torneo, la temporada… la vida.

•    Asumir tus fallas y sus consecuencias te hace grande.

•    Lamentarás los partidos que no jugaste más que los que perdiste.

•    Ni la victoria ni la derrota deben controlar tu mente, tus sentimientos y tus emociones.

•    Si te caes 7 veces, levántate 8.

•    Si te cometen una falta, sacude el polvo y ¡sigue adelante! Deja que los demás admiren tu potencial.

•    Juega sin parar y arriesga para ganar.

•    No te confíes, no hay contrincante que no pueda vencerte.

•    No importa quién va adelante, todo puede cambiar en el próximo minuto.

•    Ignora a quienes opinen que la tienes perdida. Cree en ti mismo; nada está fuera de tus posibilidades.

•    Un gol no se mete con el pie, se mete con la mente.

•    Sé tú mismo en la cancha y en la vida, todas las demás posiciones ya están ocupadas.

•    No importa qué posición juegues; si fallas, todos pierden.

•    Si quieres armonizar con tu equipo, haz tu juego y suelta la pelota.

•    El tamaño del enemigo dependerá del miedo que le tengas. La victoria está al otro lado del miedo.

•    Pertenecer a un gran equipo significa aprender a convivir con unos y a sobrevivir sin otros.

•    Hazte responsable de los resultados, sean buenos o malos. Si son buenos, disfrútalo; si son malos, inténtalo otra vez.

•    Fallarás el 100% de los tiros que no intentes.

•              Si juegas con el corazón, disfrutarás cada momento de tu vida

Compartir