Paulina, alumna de 5to. de bachillerato del Miraflores de México, tiene 17 años y forma parte de la Selección Mexicana de Taekwondo.

Empezó a los 7 años en el Colegio, en donde recibió su cinta negra, graduándose con mención honorífica.

Posteriormente se propuso conseguir un lugar en alguna selección estatal, siendo el Instituto Politécnico Nacional quien le abrió las puertas.

A partir de entonces año tras año logró colocarse dentro de los primeros cinco lugares estatales, regionales y nacionales, en Olimpiadas Nacionales y Campeonatos Juveniles.

Al inicio del presente año fue invitada por la selección nacional mayor en el Comité Olímpico Nacional junto a competidores olímpicos y mundiales.

Y comenzó la exitosa aventura de competir a nivel internacional, obteniendo su primera medalla en el Abierto de Estados Unidos y probando la categoría de adultos en Toronto, Canadá.

Aun como invitada, se concentró con la Selección Nacional y siguió el proceso del Mundial, adquiriendo conocimientos y experiencia.

El pasado agosto participó en el selectivo nacional, en la categoría de adultos, en 57 kg  (‘feather’), en donde ganó oro y fue proclamada Seleccionada Nacional oficialmente.

Apenas en septiembre, ganó plata en el Panamericano Abierto en  Querétaro.

Ahora su carrera de atleta continúa con el compromiso y privilegio de portar el nombre de México.

Cabe mencionar que además de su exitosa carrera deportiva, Pau ha obtenido cada año promedios académicos superiores a 9, con lo que demuestra una consistencia en su carácter y en su determinación por hacer el máximo esfuerzo en todo lo que hace.

Pau, ¿qué es el Taekwondo para ti?

He crecido con él y ha influido mucho en mi vida, en mi manera de ser, de pensar y de actuar; ha forjado mi carácter y me ha formado en disciplina, me ha dado muchas lecciones y sigue dándomelas; me pone a prueba todos los días y me impulsa a seguir creciendo y luchando por ser cada día mejor.

¿Qué has aprendido con las experiencias de competir y de ganar?

Competir te pone a prueba. Ganar no te hace mejor persona pero te da satisfacciones y te comprueba que vas por buen camino y que te estás superando; aunque siempre compites contra alguien, es a ti  mismo a quien debes enfrentar venciendo miedos y logrando el control de ti mismo y del combate.

Es un deporte en el que existen muchos factores externos que no dependen de uno pero sí el ir sorteándolos de la mejor manera.

¿Cuál es la clave para llegar a donde estás ahora?

Saber que siempre se puede hacer un poco más, esforzarse más y hacerlo siempre mejor. La clave es confiar en ti; cuando lo haces, nada te detiene, aunque es cierto que muchas veces los resultados no son los que quisieras, pero todo tiene una razón se ser y de todo debemos sacar provecho y experiencia.

Has vivido triunfos y derrotas. ¿Qué ha dejado en ti cada una de ellas?

De las derrotas, aunque duela mucho, se aprende más; solo hay que saber descifrar los errores y seguir adelante.

Las victorias son  momentos de gloria, pero lo más importante es disfrutar cada momento, cada entrenamiento, el camino que te lleva a superarte, y gozar tantas satisfacciones que te dan los entrenamientos; el recorrido es increíble  y se debe disfrutar cada día.

¿Qué aconsejas a quienes quieren triunfar?

Todo llega en su momento y cada quien tiene el suyo; solo debes hacer siempre bien las cosas, ser congruente con lo que piensas, dices y haces; ser una persona integral y confiar en Dios, Él  y la vida se encargarán de darte lo que mereces y si no es lo que esperabas, es porque seguramente vendrá algo mejor y más por aprender.

¿Cómo logras combinar la escuela y el deporte?

No es fácil. El alto rendimiento exige entrenar mucho y es difícil estudiar y ponerte al corriente cuando estás agotado físicamente y el cuerpo te pide descansar. Por eso, el poco tiempo libre que tengo lo aprovecho al máximo dándole calidad al estudio; siempre se puede, es cuestión de querer hacer bien las cosas

¿Qué apoyos han sido importantes para ti?

Siempre estaré agradecida con mi escuela, por el apoyo y confianza que me han dado mis profesores y compañeros; siempre están cerca de mí haciendo lo necesario para que yo esté al día en mis estudios y que pueda seguir con mis entrenamientos; todo esto bajo el visto bueno de Sor Salud, quien ha sido incondicional y siempre me recuerda la importancia de los estudios, que son mi prioridad para el futuro.

Mi famila y mis amigos son incondicionales. La gente en general me reconoce los buenos resultados, pero a mi familia y a mis amigos no les importan los resultados, están conmigo en las buenas y en las malas, son quienes me ayudan a levantarme y seguir adelante; ellos solo quieren verme bien y feliz.

¿Algún mensaje para los lectores de Mira?

El taekwondo es mi estilo de vida. Invito a los niños y niñas a que practiquen esta disciplina que les dará armas para la vida y los llenará de gratos momentos, llenos de emociones y los hará mejores personas.

Compartir