El último trimestre de cada año es época de fiestas y celebraciones. Hay una que es diferente y particularmente importante: la Feria del Libro de Guadalajara. Sí, es una fiesta.

Por tratarse de libros, alguien podría pensar que es pesada o aburrida, pero todo lo contrario: son dos semanas divertidas y muy interesantes, en las que se reúnen miles de personas de todo el mundo para hablar de libros, que es hablar de todo porque en los libros cabe el mundo entero.

En los pasillos, stands y salones de la feria se oye hablar de gadgets, futbol, política, cocina, filosofía, moda, economía, romances, religión, música, tecnología, cine, televisión; en fin, de lo que se nos ocurra, por parte de gente de todas las edades y en todos los idiomas. Por ejemplo:

“Las redes sociales son una adicción”, dijo Jonathan Franzen, el autor de más éxito hoy en Estados Unidos, quien recomendó “La novela para liberarnos de Twitter y Facebook”. “El éxito es nomás un ratito”, advirtió Elena Poniatowska, que algo sabe de eso a sus 80 años. “Los sicarios cobran 269 pesos por matar a alguien”, denunció el escritor colombiano Sergio Álvarez. “En el futbol, al final siempre gana la televisión”, reflexionó Juan Villoro. Ángeles Mastretta recordó cuando cantó con Joaquín Sabina, pues como en toda buena fiesta, en esta feria hay muchos chismes.

Los escritores son las grandes estrellas de la fiesta. Hacen presentaciones, dan conferencias, dan entrevistas y andan por los pasillos como todos, viendo y comprando libros. Uno puede saludarlos, hablar con ellos, entrevistarlos, tomarse fotos; en fin, conocer a quienes han escrito libros que se han vendido por millones, y a otros que quizá no han vendido tanto, pero son muy buenos.

Este año, la FIL de Guadalajara tendrá como país invitado a Israel. Habrá más de treinta autores israelíes, artistas, espectáculos, exposiciones, una muestra de cocina, facsímiles de los Rollos del Mar Muerto y escritos de Albert Einstein. Será inaugurada por Simón Peres, Presidente de Israel y Premio Nobel de la Paz 1994, y se espera que rompa récords anteriores.

En su edición más reciente, la FIL de Guadalajara tuvo más de 700 mil visitantes; de ellos, 150 mil fueron niños.
Se presentaron casi 2 mil editoriales, de más de 40 países. Acudieron más de 2 mil periodistas y millones de libros cambiaron de manos. Si fuera algo aburrido nadie iría.

Aunque en la feria los jóvenes somos mayoría y estamos por todas partes, hay dos eventos preparados especialmente para nosotros: “Mil jóvenes con…” y “Ecos de la FIL”. En el primero, se reúnen mil jóvenes con…el ganador del Premio FIL de Literatura de cada año para sostener una charla abierta sin intermediarios ni censura. El auditorio siempre se llena para este encuentro y los jóvenes ocupan hasta escaleras y pasillos. En Ecos de la FIL, algunos de los escritores que participan en la feria visitan preparatorias de Guadalajara y otras ciudades de Jalisco para dialogar con los estudiantes.

La revista Mira estuvo presente hace un año y lo estará ahora, aunque la mejor manera de participar en ella es leyendo, porque la literatura es una fiesta a la que todos estamos invitados.

Compartir