La Organización Mundial de la Salud (OMS) pretende «adoctrinar sexualmente» a nuestros hijos.

Miles de personas han pedido la inmediata retirada del documento «Estándares de educación sexual en Europa», que de tener éxito se impondría en el resto del mundo:
“No quiero que enseñen a mis hijos a masturbarse a los 4 años, a abortar a los 14 y a prostituirse a los 15. ¡Quiero que respeten la autonomía de los padres para enseñar a nuestros hijos a amar, a respetarse y a respetar a los demás! Estoy convencido que compartes el 100% de mis inquietudes.
Mira la guía para autoridades educativas, colegios, médicos y asistentes sociales elaborada por la Organización Mundial de la Salud y el BZgA (Centro Federal de Educación para la Salud de Alemania). Una guía de 83 páginas que excluye a los padres, destinada a diseñar programas de educación sexual y en la que no podrás encontrar las palabras «amor» o «responsabilidad» tal como las entiende cualquier madre o padre.
Es una guía plagada de lenguaje ideologizado y de posiciones subjetivas asumidas como «ciencia”, «sin prejuicios” (a pesar de que está lleno de prejuicios). Un documento diseñado por el lobby abortista y destinado a difundir la «ideología de género».
Te animo a que leas la guía con detalle (http://hazteoir.org/alerta/51869-firma-c-mo-corromper-un-menor-y-que-parezca-saludable), pero no me resisto a resumir el programa de estudios que nos ofrece la agencia de la salud de la ONU, la OMS:
·         De 0 a 4 años de edad, los niños deben aprender «el goce y el placer cuando tocamos nuestro propio cuerpo: la masturbación de la primera infancia”. Esa edad es idónea para «el descubrimiento del propio cuerpo y de los genitales”.
·         A los 4 años, incluso antes, según este programa que se extenderá a todas las escuelas, nuestros hijos son aptos para «expresar necesidades, deseos y límites, por ejemplo en el contexto de jugando a los médicos”. De 4 a 6 años, nuestros hijos tienen que saber que la historia de la cigüeña como ave nodriza es un mito. Es una edad estupenda, según la OMS, para «hablar de asuntos sexuales”, explorar «relaciones del mismo sexo” y «consolidar la identidad de género”.
·         Entre los 6 y los 9 años, estos expertos dicen que nuestros hijos están preparados para conocer y defender los «derechos sexuales de los niños y niñas”. ¿Derechos sexuales?
·         De 9 a 12 años, es el momento de aprender sobre los métodos anticonceptivos y las enfermedades de transmisión sexual, para que puedan practicar sexo de manera segura.
·         A los 12 años, y hasta los 15, nuestros hijos ya son carne de cañón para educarles en el fastidio de la maternidad imprevista: «el impacto de la maternidad y la maternidad en adolescentes (es decir, de crianza de los hijos, la planificación familiar, proyecto de vida/estudios, la anticoncepción, la toma de decisiones y el cuidado en el caso de embarazos no deseados”. Con esta perífrasis, lo que nos dicen es que nuestros hijos ya están preparados para ser clientes de la industria del aborto. A esa edad, también, es bueno que reciban información de dónde encontrar anticonceptivos y dónde practicarse aborto seguros. Es una edad clave, además, según la OMS, para enseñarles que la religión cristiana es un obstáculo para el placer y el goce de sus propios cuerpos
·         A los 15, nuestros hijos ya están maduros para experimentar todo lo demás: más abortos, más anticonceptivos. Es el momento, los 15 años, dicen los científicos de la OMS, de «abrirse a los otros (admitir la homosexualidad, la bisexualidad y otras opciones)”. Los 15 es la edad de conocer también «las relaciones sexuales comerciales (prostitución, pero también sexo a cambio de pequeños regalos, comidas/salidas nocturnas o pequeñas cantidades de dinero), la pornografía, la adicción al sexo”.
Estamos a tiempo de prevenir males futuros, de luchar para que no arranquen el corazón de nuestros hijos y rellenen el hueco con sexo vacío y descarnado.
La educación en valores de nuestros hijos es responsabilidad nuestra, no del Estado, ni de la escuela, ni mucho menos de la ONU.
Actúa. Por tus hijos. Por todos.
¡Gracias por todo lo que haces en defensa de la familia y de la libertad de educación!
Ignacio Arsuaga y todo el equipo de HazteOir.
Reenvía esto a tus familiares y amigos.
 [1] «Estándares de educación sexual en Europa», traducido al español por el organismo del Ayuntamiento de Madrid «madrid+salud»:
Compartir