“¿Por qué contentarnos con vivir a rastras cuando sentimos el anhelo de volar?” Helen Keller

Volar ha sido y sigue siendo un sueño compartido por muchos porque es símbolo de libertad y del deseo de trascender.

Fue en 1903 cuando los hermanos Wilbur y Orville Wright lograron el primer vuelo de motor. Sin embargo,  Wilbur decía: “Lo que se necesita principalmente es habilidad en lugar de maquinaria. Es posible volar sin motores, pero no sin conocimiento y habilidad. La persona que simplemente observa el vuelo de un pájaro se queda con la impresión de que el pájaro no piensa nada para hacerlo, pero el pájaro ha aprendido el arte del equilibrio; habilidad que no es evidente a nuestros ojos, pero aprendemos a apreciarla cuando tratamos de imitarla.”

En la actualidad existen muchas formas de volar usando la fuerza del viento como mecanismo de tracción, desplazamiento o suspensión, como es el caso del paracaídas, el parapente, el paragliding, el kitesurfing y el kitewing que llegó para revolucionar el deporte de aventura. Muchos dicen que este último es una mezcla entre kite surf y windsurf.

El Kitewing es un tipo de cometa, vela o ala delta pequeña. La primera vela fue diseñada para usarla en hielo y nieve. En poco tiempo este deporte había cobrado popularidad en las estaciones de esquí, en donde los jóvenes esquiadores demostraron que es posible desplazarse incluso cuesta arriba y hacer impresionantes trucos con el ala.

A pesar de que en un principio el ala solo se usaba en invierno, en la actualidad se puede practicar durante todo el año en superficies diferentes, si se combina con el vehículo apropiado: sobre nieve o hielo con esquís, snowboard y patines de hielo; sobre pavimento con patines de ruedas, kiteblades, mountain board y dirtsurfer, y también con los tres últimos sobre arena y pasto.

La última innovación se llama WaveWarrior 75, diseñada para usarla en agua. Está fabricada con materiales de alta resistencia y muy livianos, sin ningún tipo de pliegue o unión, es decir, de una sola pieza. Su diseño aerodinámico permite lograr una mejor tracción y elevación del deportista y de su equipo, dando como resultado una mayor velocidad y control, y ofreciendo nuevas posibilidades de maniobras y piruetas que antes era imposible realizar.

Con el kitewing se pueden alcanzar velocidades hasta de 100 km/h y 5 m de altura porque por su forma es posible aprovechar al máximo la fuerza del viento. Pese a esto, es muy sencillo de usar; la mayoría de las personas aprenden en solo media hora y parece no haber límite alguno para realizar saltos y trucos.

La diferencia principal con otros sistemas como la cometa de tracción radica en el sistema de control. En el caso del kitewing es operado directamente por el deportista, lo cual ofrece un alto grado de control y estabilidad al momento de realizar piruetas en el aire. Sin embargo, es importante seguir los códigos de seguridad y usar equipo de protección apropiado como casco, guantes y ropa adecuada, además de practicar sobre pasto para amortiguar las caídas, hasta tener un dominio total del equipo y poder disfrutar de la más emocionante aventura de volar.

Más información sobre Kitewing en México visita: www.EcoMeXtreme.com  o llama al 044 55 55 01 61 09

Compartir