En los escaparates vemos decenas de variaciones del mismo producto y todos compiten por la preferencia del público; sin embargo, la forma más común en la que las empresas tratan de llegar al comprador final (publicidad y comerciales) puede estar en vías de cambiar.

Como mencioné en un Ecotip pasado, en el mundo vivimos 7 mil millones de habitantes. Ante tal volumen de población, ¿cuál es la forma en la que las marcas pueden destacarse del resto que ofrecen lo mismo? Ayudando, y no me refiero a simples donaciones o trabajos voluntarios, sino poniendo sobre la mesa verdaderas soluciones a problemas sociales y ambientales que tiene la sociedad. Si lo pensamos por un instante, tiene lógica este pensamiento, ya que, ¿qué mejor forma de motivar a que la gente consuma sus productos si al hacerlo se encuentra en una condición mejor a la que estaba antes? En un plan a la largo plazo la única manera como la empresa puede asegurar su funcionamiento a futuro, es conservando la materia prima de la que depende o el lugar donde desarrolla sus actividades, regresando a la base más fundamental de la sustentabilidad.

Un concepto que nos ayuda a entender el cambio que viene, es el del “activísimo creativo” de Nicko Nogués, cuyo objetivo él describe: “Busca personas creativas capaces de llevar a cabo  ideas, acciones o actividades cuya intención sea efectuar un cambio verdadero y de índole social en el entorno que les rodea, proponiendo cosas que realmente puedan ser relevantes e inspiradoras para otras personas. Al mismo tiempo, se buscan marcas y/o empresas que quieran apoyar las ideas de dichas personas, ayudándoles con lo que sea necesario para que esa idea pueda llegar a más gente”. Al final tenemos un beneficio para toda la sociedad y no solo para un sector como sucede actualmente.

Un gran ejemplo de activismo creativo lo realizó la UTEC (Universidad de Ingeniería y Tecnología, de Lima, Perú). Esta institución enfrentaba la necesidad de atraer a estudiantes al área de ingeniería. Buscando opciones para hacerlo, se percató de que en Lima existía un gran problema: la ciudad está en una zona  desértica donde casi nunca llueve y las comunidades más pobres tienen problemas para conseguir agua potable; no obstante tiene una humedad muy alta.

La solución de la UTEC a estos dos dilemas fue crear un anuncio espectacular que demostrara la importancia de sus materias de estudio para resolver problemas sociales. Esto lo pudieron hacer gracias a que el espectacular tiene cinco generadores instalados, que transformando la humedad del aire en agua potable, llegan a producir hasta 100 litros de agua al día.

Imaginemos por un segundo que el futuro fuera así, que todas las empresas existentes vendan productos que tienen un valor agregado positivo para la sociedad en la que son comercializados. No bastará con la existencia de simples profesionistas, sino de personas que sepan ver las mejoras que su conocimiento puede dar a todos los que le rodean. Desde luego que ese futuro sería idóneo y podemos empezar a construirlo hoy poco a poco con nuestro poder de compra. Si tienes una empresa reflexiona sobre cómo puedes contribuir a mejorar lo que te rodea, obteniendo un beneficio doble. Recuerda: el cambio empieza en ti.

 

Compartir