De voluntad férrea y firmes propósitos, David Liaño González, exalumno del Colegio Miraflores, se inició en el alpinismo conquistando las montañas más altas de México. Después alcanzó las más elevadas del continente americano, incluyendo la cima del monte Mckinley, la cumbre más alta de Norteamérica. Más tarde ascendió el Cho-oyu, la sexta montaña más alta del mundo localizada en la cordillera del Himalaya; retos que se impuso al tiempo que estudiaba dos licenciaturas: en Administración de Empresas y Contabilidad Pública.  

Su naturaleza lo llevó a poner la mira en el sueño más ambicioso de todo alpinista, el Grand Slam, que consiste en conquistar la montaña más alta de cada continente, llegando a ser el latinoamericano más joven en realizar esa hazaña en menos tiempo.

Pero eso no fue suficiente, David siguió persiguiendo nuevos retos. El pasado mes de mayo se convirtió en la primera persona del mundo que escala el Everest por la cara norte y la cara sur en una misma temporada, y además estableció el tiempo récord de 7 días y 21 horas aproximadamente, por lo cual su nombre ha quedado asentado en el libro de Récords Guiness.  Una vez que terminó el descenso, Liaño declaró: “El mensaje que tendría para los alpinistas mexicanos es que todavía hay cosas por lograr en el montañismo, no todo está hecho.”

 

Compartir