Monumento al Papa Juan Pablo II, ubicado en la Plaza Rubén Darío del barrio de Recoleta

A más de dos años de su beatificación, el Papa Francisco firmó oficialmente el decreto de la canonización de Karol Józef Wojtyła, el Papa Juan Pablo II, también conocido como el Papa viajero.

Así lo dio a conocer el padre Federico Lombardi, portavoz de la Oficina de Prensa del Vaticano, luego de que cardenales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos aprobaran el segundo milagro de Juan Pablo II.

Otra de las noticias emitías por el vocero, fue la santificación de Juan XXIII, conocido como el Papa bueno, fallecido hace 50 años y a quien únicamente se le aprobó un milagro para su beatificación en el año 2000, y ese fue la sanación de sor Caterina Capitani en 1966.

En entrevista con yoinfluyo.com, Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México señaló que la canonización de ambos Papas es una gran alegría para la Iglesia, “aunque no es una sorpresa como tal porque ya se veía venir, para los mexicanos es una gran noticia su santificación, especialmente la del Papa Juan Pablo II quien en este país fue muy amado”.

Respecto a las acusaciones del supuesto encubrimiento al padre Marcial Maciel, con las que se trata de demeritar su santificación, el padre Valdemar opinó que no se puede esperar un aplauso de estos detractores, “son acusaciones totalmente dolosas, sin fundamentos ni pruebas del supuesto encubrimiento, son personas que usan chismes como verdades que obviamente no deben tomarse en cuenta”.

El portavoz de la Iglesia en México explicó la decisión de llevar a los altares al Papa Juan XXIII, “el llamado Papa bueno fue beatificado porque se le confirmó un milagro, y su canonización sorprende de forma grata a muchos, ya que el gran amor que el pueblo tiene por el Papa Roncalli es suficiente para que Su Santidad Francisco lo canonice sin esperar la aprobación de un segundo milagro”.

Valdemar destacó las virtudes de éstos dos grandes lideres del catolicismo, “el Papa bueno fue muy amado por su bondad, humildad, sencillez y su alegría, además fue gran promotor de la paz; por su lado, el Papa Juan Pablo II destacó por su vigor y fuerza con la que impulsó a la Iglesia, por nuevamente haber recuperado el orgullo de ser cristiano y salir al mundo con gran valentía como gran profeta sin temer a los sistemas, gobernantes. Además habló fuertemente contra las injusticias y promovió mucho los derechos humanos”.

Cabe señalar que los dos Papas serán proclamados santos en el curso de una única ceremonia que será programada para antes de fin de año, y aunque la fecha no está fija, mucho se rumora que será el próximo 24 de noviembre, término de la celebración del Año de la Fe, o el 8 de diciembre.

Es preciso decir que Karol Wojtyla fue beatificado el 1 de mayo de 2011, esto después de confirmarse su primer milagro con la firma del ahora Papa emérito Benedicto XVI. En aquella ocasión, se trató de la curación, dos meses después de su muerte, de la monja francesa Marie Simon Pierre, quien padecía desde 2001 la enfermedad de Parkinson, la misma que sufrió Juan Pablo II en sus últimos años de vida.

Por su lado, Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II y murió mientras el Concilio seguía su curso, muchos obispos propusieron proclamar al Papa bueno santo por aclamación, pero su sucesor, Pablo VI, prefirió seguir las vías canónicas, por lo que se puso en marcha un proceso canónico y después fue beatificado con su predecesor Pío XII.

Otro dato importante es que Angelo Giuseppe Roncalli,(Juan XXIII) es también honrado por muchas organizaciones protestantes como un reformador cristiano. La Iglesia de Inglaterra lo considera santo y tanto los anglicanos como los protestantes conmemoran a Juan XXIII como «renovador de la iglesia».

Alejandro Ledesma Solórzano

Yoinfluyo.com

Compartir