Aprender a vivir nos puede llevar toda la vida. Por eso es tan importante tener buenos maestros y los mejores guías en este camino que nos lleva desde la concepción hasta la tumba. Eso representa el  libro de Del vientre a la muerte. El viaje de la vida: una lección, una guía y una sabia y cálida compañía en el viaje de la vida.

 

Con la sencillez de los grandes maestros, el profesor Chandra Choubey nos hace reflexionar sobre los temas fundamentales de la vida, al mismo tiempo que nos hace un suave, pero grave, llamado a apreciarla en todo su valor y darle el sentido que tiene e, indudablemente, merece.

 

Nos invita a que vivamos la vida de tal forma que no tengamos que “dar patadas en la tumba”, porque nos hayamos dado cuenta demasiado tarde de todo lo que dejamos de lado. Y su invitación va acompañada de pequeñas joyas de sabiduría que nos pueden servir de guía en nuestro camino: “Valora lo que tienes antes de que puedas perderlo”, “no juzgues porque cuando juzgas, humillas y ofendes; cuando ofendes, la gente te deja de querer y, después…se deja de querer”, “no existe un atajo para ser felices”, etc. Difícilmente se puede ser más claro en las ideas y sencillo en la expresión.

 

El profesor Choubey, nacido a la ribera del Ganges, es heredero de la milenaria cultura de la India, en la que se formó personal y profesionalmente. Desde hace años reside en México en donde, también, ha abrevado de la sabiduría de las culturas antiguas. El conocimiento y la experiencia lo han convertido en un especialista en materias trascendentes como la espiritualidad, la comunicación entre los seres humanos, el desarrollo personal o la inteligencia emocional.

 

Este texto nos invita a hacer cosas en la vida que valgan la pena, “realicemos los deberes, escuchemos a nuestra conciencia, vivamos con principios, no usemos la violencia ni verbal ni física, aceptemos nuestros errores, no culpemos a los demás, abandonemos el ego, no juzguemos, vivamos con visión, con virtudes; pero sobre todo, con la verdad: el amor y la acción”.

 

 

“No vivas tu vida como otros quieren. Recuerda: sólo la vas a vivir una vez”, dice el profesor Choubey, y agrega: “Así que hagamos algo que valga la pena. Realicemos los deberes, escuchemos a nuestra conciencia, vivamos con principios, no usemos la violencia ni verbal ni física, aceptemos nuestros errores, no culpemos a los demás, abandonemos el ego, no juzguemos, vivamos con visión, con virtudes; pero, sobre todo, con la verdad: el amor y la acción. Hagamos algo antes de que sea demasiado tarde”.

 

Del vientre a la muerte es un tesoro. Es una de esas obras, por su calidad escasas, dirigidas a todo público lector y destinadas a dejar huella en la vida de cada quien. Su valor no radica en la novedad; no pretende decirnos algo nuevo o distinto a lo que ya sabemos. Su valor radica en la sencillez con la que nos lleva reflexionar sobre el sentido de nuestra vida y la emotividad con la que nos persuade a no perder más tiempo.

 

El profesor Chandra forma a los futuros empresarios y hombres de negocios, consciente de que el éxito en lo profesional, para que sea sólido y sustentable, debe apoyarse en una sólida formación personal; ahí es a donde apunta este libro.

Compartir