Por La Hijadelmaiz

La pecadora sería yo si dijera que me forjó una mala madre.

Al día de hoy sigue dando cátedra de sabiduría, de energía de quinceañera a los 70 y de don de mando porque sí.

Sin embargo, siempre me pregunté por qué cometía una serie de pecados, imperdonables a los ojos de una niña. Lo siento madre pero esto para mí era no tener madre (consciente de los traumas que deja).

Los 7 pecados de mi madre:

• PECADO 1 La Estilista entusiasta

¿Quién te dijo que cortarme el cabello armada de puras ganas y nulo conocimiento era algo de lo que podías sentirte orgullosa? Esas tijeras para cortar papel digamos que no eran lo más adecuado. Tu argumento de que el salón de belleza era exclusivo para señoritas nunca me terminó de convencer.

•PECADO 2 El Tupperware región 4

Ya sé que en algún tiempo los productos de Tupperware eran objetos lujosos, pero de eso a darme agua de naranja en un frasco de Knorr Suiza o de Crema Alpura en el lunch escolar, hay mucha diferencia. Tu explicación de que su apariencia evitaba el robo de un vaso bonito era muy pobre.

•PECADO 3 El desarrollo fallido

De acuerdo, los niños suelen dejar sus prendas a veces en semanas a causa de su crecimiento, pero comprarme zapatos deportivos 2 números arriba de mi talla no fue buena idea, me tropezaba y lucían como zapatos de payaso a cada paso. Fueron a dar a la basura y nunca me ajustaron porque muchos años después sigo calzando del número 3, no del 5.

•PECADO 4 ¿Feliz cumpleaños?

Feliz, feliz, lo que se dice feliz no hace a una niña recibir de obsequio de cumpleaños un necesario, aunque decepcionante, uniforme escolar.

•PECADO 5 La niña pilón

Tener una hija con 10 años de diferencia de los mayores no ha de ser tarea fácil, ¿pero guardar su ropa para heredármela? Madre, explícame qué tiene que ver vestirse como John Travolta en la era Timbiriche.

•PECADO 6 La piratería nunca ha sido buena

Gracias hermana por regalarme la majestuosa casa de Barbie, pero madre con esas “Barbys” de mercado sin articulaciones, ¿cómo iba a sentar a mis muñecas en esos lujosos sillones?.

•PECADO 7 Medicina rudimentaria

¿Realmente estabas convencida de poner en manos de un médico de nombre Primitivo la salud de tu familia? Imagina a una criatura de 4 años escuchar la frase: “mañana tienes cita con el Doctor Primitivo”, quien dicho sea de paso resultó ser todo un ángel Primitivo.

Gracias mamá, valió la pena ser tan pecadora, te perdonamos estos y todos los demás, gracias a ellos valoramos cada cosa por elemental que sea hoy en día…

Y tu mamá, ¿qué “atrocidades” cometió?

Fuente: Yahoo Noticias

Compartir