Cerca de un millón de personas marchó en París y en embajadas francesas alrededor del mundo en contra de la iniciativa para legalizar el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Pero lo más sorprendente fue la inesperada presencia en esta manifestación de un número importante de homosexuales; algo que debe tomarse en cuenta cuando los medios hablan sobre la posición de “la comunidad gay” con respecto a este y otros importantes temas.

Los homosexuales franceses se han unido a los líderes y activistas pro-familia en su campaña a favor del matrimonio tradicional. “Los derechos DE los niños están por encima del derecho A los niños”, fue el lema de manifestantes como Jean Marc, un mayor francés que es homosexual.

No obstante que Francia es conocida por su actitud laxa en lo que al sexo se refiere, fue fácil y rápido congregar a grandes multitudes para apoyar esta causa. Luego de que el presidente Hollande anunciara su intención de legalizar el matrimonio homosexual el pasado noviembre, lo que comenzó como un debate acerca de los derechos de los homosexuales se convirtió en un debate acerca de los derechos del niño a tener una madre y un padre.

Xavier Bongibault, un ateo homosexual, es un prominente vocero en contra de la inciativa de Holland: “En Francia, el matrimonio no está diseñado para proteger el amor entre dos personas, el matrimonio está específicamente diseñado para proveer de una familia a los niños –declaró en una entrevista–. Hasta el día de hoy, el estudio más serio en la materia demuestra claramente que un niño tiene problemas cuando es criado por una pareja gay.”

Jean Marc, quien ha vivido con un hombre por veinte años, insiste: “El movimiento LGBT (Lesbian, Gay, Bisexual, Transexual) que habla en los medios de comunicación…no habla por mí. Como sociedad no debemos  apoyar esto. No es biológicamente natural.”

Está por verse si el valor de los homosexuales franceses despierta a los ciudadanos de todo el mundo para que se atrevan a seguir lo que su propia razón les dicta, y a manifestarse sin miedo en contra de las ideologías que los grupos de poder pretenden imponer a través de los medios de comunicación y de la presión política.

 

Compartir