En menos de diez años, Facebook se ha convertido en un ambiente de socialización que ha derivado en el nacimiento de una nueva “clase social”: la de los mendigos digitales.

Es sabido que la dinámica del compartir es el punto de partida y éxito, no solo de Facebook, sino en general, de todas las redes sociales. El contenido que las personas cargan en los espacios digitales suele ser una ocasión para mostrar a los otros la propia vida y en torno a eso, despertar una conversación que posibilite conocer impresiones sobre lo compartido. En ese sentido, compartir implica sopesar la relevancia de lo mostrado que, en definitiva, supone calibrar también una forma de aprecio hacia la persona que comparte algo.

En las relaciones sociales que Internet facilita, un “me gusta” equivale a una muestra de aprecio e interés, y en consecuencia, eso se convierte en un objetivo indirectamente buscado al momento de compartir fotografías, pensamientos, videos, etc. En no pocas ocasiones, el deseo de ser tomado en cuenta termina por convertir a la persona en un limosnero de “me gusta”; los “me gusta” acaban convirtiéndose en un alimento de la propia vanidad y en realidad, importa poco quién los haga mientras sean muchos. En algunos usuarios, la vanidad degenera en gula: los “me gusta” serán siempre pocos y el hambre de ellos será siempre mayor e insaciable.

Como se puede advertir, ya no es la relación interpersonal la que importa ni la que está al centro, sino la “necesidad” de ser tomado en cuenta y a toda costa. ¿Qué es eso sino la búsqueda de popularidad a cualquier precio? En no pocos casos, el anhelo de relevancia supondrá no solo ingentes inversiones de tiempo para conocer al segundo quién o cuántos dieron el último “me gusta”, sino también el exponerse más y más en el afán de conseguir reacciones que alimenten el propio ego.

El ser humano está hecho para la relación con los demás. En antropología filosófica se llama “alteridad” al deseo del hombre por salir al encuentro del otro para ser acogido y acoger. En el fondo, tal vez las personas que han pasado a engrosar esa nueva y creciente “clase social digital” están manifestando una inquietud interior más grande que compartimos todos los seres humanos: el deseo de aprecio y el hambre de trascendencia.

En la visión cristiana del mundo hay un plus que ayuda a encauzar esos grandes y profundos anhelos: quien medita en la propia existencia, en su condición de criatura, puede reconocer que la propia vida busca un “me gusta” por parte de Dios. ¡Somos amados y en consecuencia la vida tiene un horizonte! El Amor que no acaba ha hecho una opción por nosotros y la vida es una muestra de ello. Es ese mismo Dios-Amor el que mantendrá indefectiblemente esa opción por nosotros, y la traducirá en la vida diaria en un amor continuado, en un interés por sus criaturas.

Los usuarios de Facebook tienen la vocación de desarrollar un estamento social emergente: el de los “multimillonarios de sentido” que saben que su vida tiene un por qué, independientemente de la cantidad de “me gusta”… Su riqueza es precisamente saber que son importantes para Dios y que así su vida se convierte en la misión de compartir ese amor con más personas. Sí, los “multimillonarios de sentido” están llamados a redistribuir esa riqueza.

 

Fuente: yoinfluyo

 

Compartir