La visita de Su Santidad Benedicto XVI a México y su estancia en la casa de las Esclavas de la Santísima Eucaristía y de la Madre de Dios en León, dio un nuevo impulso a la causa de beatificación de su fundadora: la Madre Trinidad.

Madre Trinidad Carreras Hitos del Purísimo Corazón de María murió en olor de santidad el 15 de abril de 1949 y sus restos mortales fueron enterrados en la Sacramental de San Justo. En 1962, hace exactamente medio siglo, fueron exhumados para trasladarlos a la Casa-Madre de la Congregación, en Madrid. Al ser exhumado su cuerpo estaba incorrupto y así se conserva.

A partir de este hecho se reavivó su devoción y con las debidas licencias se imprimieron oraciones, estampas, reliquias, postales, etc. Realizadas las diligencias oportunas para introducir la Causa de Beatificación y Canonización, fue nombrado Postulador de la Causa el sacerdote D. Miguel Aísa Goñi. Se nombró una comisión para tomar declaración a los testigos, tanto seglares como sacerdotes y religiosas; se recibieron también decenas de testimonios escritos.

Concluida esta primera parte, en una solemne ceremonia, en el marco de la Celebración Eucarística, tuvo lugar la apertura del proceso el 28 de enero de 1991, aniversario de su nacimiento. Sin embargo, en septiembre de ese mismo año, murió el P. Aísa Goñi y en su lugar fue nombrado como Postulador el P. Crescencio Palomo O. P.

Después de varios años de minuciosos estudios de los escritos de la Madre Trinidad, de visitar sus lugares de origen y de vida, las casas de la Congregación y hablar con múltiples personas que le conocieron, el P. Palomo presentó la Positio a Roma. Esta fue la fase que supone la recopilación de pruebas y el estudio de las virtudes de la Madre Trinidad.

Tiempo después, el 4 de octubre de 2008, durante la fiesta de San Francisco, la Delegación de las Causas de los Santos del Arzobispado de Madrid dio por concluido el Proceso Diocesano de Beatificación y Canonización, y la Causa se abrió en Ciudad del Vaticano.

Ya se promulgó el Decreto de Validez que reconoce “las virtudes heroicas” de la Madre Trinidad; se trata de un paso fundamental en el proceso de beatificación, con el que la Iglesia reconoce que la Madre Fundadora vivió heroicamente las virtudes cristianas. Por ello, recibe la categoría de Venerable y el proceso se encuentra en su última fase para el reconocimiento de la santidad de la Madre Trinidad.

Ahora, la postulación deberá de presentar un milagro documentado y atribuido a su intercesión. Una vez comprobado por expertos y teólogos, la Causa pasará a la comisión de cardenales y luego al Papa. Si se aprueba, se convocará su beatificación.

Hay grandísima esperanza de ver pronto la beatificación, pues todo lo que conocemos de la vida de la Madre Trinidad habla de una mujer fiel y profundamente enamorada del Señor. En el lecho de muerte, ante hermanas que todavía viven, confesó: “Nunca he hecho nada que entendiera no ser voluntad de Dios”.

 

Compartir