“¿Qué podemos hacer?”,  “¿A dónde vamos a ir hoy”,  “Estoy aburrido”

Si esto te suena familiar, seguramente estás lidiando con un adolescente de la generación “puntocom”. En vez de sentirte presionado para convertirte en su proveedor oficial de entretenimiento, enséñalo a ocupar su tiempo de manera productiva:

“Cuando escucho que los jóvenes se quejan de aburrimiento, mi respuesta es esta: Ve a casa, poda el césped, lava las ventanas, aprende a cocinar, construye una balsa, consíguete un empleo, visita a algún enfermo, estudia tus lecciones, y cuando hayas terminado, lee un libro.

Tus padres no te deben ninguna diversión.                                                         

Tu ciudad no te debe lugares de esparcimiento.                                           

El mundo no te debe un modo de vida, tú le debes algo al mundo. Le debes tu tiempo, tu energía y tu talento, para que nadie tenga que ir a la guerra, viva en la pobreza o en la soledad.                                                              

En otras palabras: crece, deja de llorar como bebé, sal de tu mundo de ensueño y desarrolla una sólida columna vertebral que te sirva de base en la vida.                                                                                                                      

Comienza a comportarte como una persona responsable. Eres importante y eres requerido.                                                                                                   Es tarde para seguir dando vueltas en espera de que otros hagan algo algún día.                                                                                                         ‘Algún día’ es hoy y ‘Alguien’ eres tú.”

Este mensaje, escrito originalmente en 1959 por el juez Phillip B Gilliam, de Denver, Colorado, y subido al sitio Country Tribune por John Tapene, director de una preparatoria de Nueva Zelanda, se ha reproducido de forma viral en Facebook. Evidentemente, el mensaje del juez Gilliam está lejos de perder vigencia.

 

Compartir