Si deseas “pertenecer” al núcleo de socialités más nice, más high y más in de la ciudad, envía tu solicitud cuanto antes. Eso sí, primero asegúrate de cumplir todos los requisito$$$ para no hacer el “oso”. Para que veas que somos buena onda, te damos algunos tips:

 

• A donde quiera que vayas antes del mediodía (súper, banco, desayuno con tu amiguis, cita con la miss, etc.), preséntate con un outfit deportivo y entallado de marca (que no te falte la gorra y el lente oscuro con logo). No importa si te choca el ejercicio, el chiste es que parezca que vienes del gym.

 

• Si tienes algún evento matutino en el cole de tu hijos, ahí sí arréglate
cañón: bolsa de Luis Buitrón, zapato de Perragamo, minifalda de Bicibiyi (no olvides programar a tiempo la sesión de airbrush para que parezca que estás llegando de Cancún), escote profuso y difuso para que luzcan las siliconas (que su buen dinero le costaron a tu marido), harto maquillaje y perfume caro.

 

• En Misa, no olvides el chicle, te da caché.

 

• No te preocupes por llegar temprano para encontrar lugar. Puedes dejar tu “último modelo” tapando la salida de algunas “tontitas” que se desmañanaron porque no son importantes como tú. Si tienes camioneta causarás mejor impresión, pues podrás bloquear la salida de dos coches al mismo tiempo (checa bien que no puedan salir por alguna esquinita).

 

• Si encuentras un lugar para discapacitados, anótate dos puntos extra, esos son los mejores ¡suertuda!

 

• Cuando llegues a recoger a tus hijos, si no llevas chofer, estaciónate en doble fila. Si llevas chofer, dile que se estacione en doble fila. El chiste es quedar lo más cerca posible de la puerta para que no se estropee tu pedicure.

 

• No te presiones si ves que el dueño del coche que bloqueaste te está buscando con la mirada. Si tiene prisa que se espere; seguro que al igual que tú, no tiene nada mejor que hacer. Localiza a alguna amiga de tu círculo y dedícate a chismear mientras salen tus niños.

• Toma todo el tiempo de los demás que necesites. Cuando salgas, es posible que te esté esperando alguna menopáusica que seguro tiene bochornos porque le sale humo de las orejas. No te preocupes, te subes a tu auto y te vas como si nada.

 

• No faltará la grosera que te ofenda al decir: “Oye, llevo 45 minutos esperando…” Cuando suceda eso, no dudes en ponerla en su lugar. Seguro te tiene envidia, así que finge que te importa e insúltala en voz alta: “¡Pues para qué te estacionas aquí habiendo tantos lugares al final de la avenida! *#?*+…!!!”

 

• Y cuando sientas la tentación de estacionarte en la siguiente cuadra para evitar encuentros desagradables como el anterior, piensa en tu pedicure y, sobre todo, en el daño que le harás a tus hijos al negarles la oportunidad de aprender a ser listos desde pequeños.